El lenguaje de las caricias

lenguaje-de-las-caricias

Porque sentir, ser abrazado y  acariciado es necesidad del recién nacido, que sean tus caricias un lenguaje de amor para tu bebé.

De lo que más disfruta tu bebé es del contacto piel con piel. Al colocarlo cerca de tu corazón o entre tus brazos su respiración se vuelve más profunda y lo hace sentirse relajado, reconfortado y amado; ya que su piel es muy sensible, a través de ella es capaz de percibir el frío, el calor, la humedad, así como la suavidad o la rugosidad de telas u objetos y sobretodo los latidos de tu corazón.

Cuando colocas tiernamente a tu bebé en tus brazos, o cuando le das un masaje o le aplicas productos que hidratan y cuidan su piel, estás ayudándolo a estimular sus sentidos, ya que toda estimulación empieza con actividades de contacto directo con él. Esto reforzará el vínculo emocional, afectivo, a través de masajes y estímulos sensoriales entre tú y tu bebé. Además de que este es el inicio a las actividades de motricidad gruesa, fina, de concentración y de lenguaje.

Este momento de contacto, caricia y amor con tu bebé te permitirá conocer sus necesidades, deseos, gustos, e inquietudes.

Aprovecha el momento del baño o antes de la siesta para dar un masaje a tu bebé y estar más cerca de él.

Acaricia con amor y suavidad a tu bebé, ambos se complementan y es a través de este lenguaje de amor que dan a sus nuevas vidas bienestar, equilibrio y desarrollo.

¿Sabías que tus caricias pueden influir muy positivamente en la formación del cerebro de tu hijo?

Cada vez que los padres acarician al bebé, su cerebro se inunda de las llamadas hormonas de la felicidad: la oxitocina y las endorfinas.

Estas sustancias hacen que las células en las áreas del cerebro donde residen el pensamiento y el lenguaje se ramifiquen y aumenten en cantidad. Esto favorece el desarrollo de su inteligencia y, además, estructura su cerebro de un modo especial.

“Durante los primeros meses de vida los bebés tienen más desarrollado su sentido táctil que el interpretativo, por lo que las caricias les serán más efectivas para entender que hay alguien que lo ama, que lo respeta y que está a su cuidado”.

Las caricias contribuyen a construir la autoestima de un niño, porque se siente importante al ser atendido cuando lo necesita, y que le permitirá, como adulto, establecer mejores relaciones interpersonales. Además, le facilita crear patrones de sueño más regulares, establecer vínculos o apegos emocionalmente más estables, y le brindan seguridad, tranquilidad y confianza.

Que también sea el momento del baño, el del cuidado e hidratación de su piel un momento de conexión, caricias y amor.

Cuando hidratas la piel de tu bebé con la Crema de caléndula orgánica para bebés The Organic Heart Co. además de que permites que su piel luzca hermosa e hidratada, con ese ligero masaje que le das al momento de aplicarla logras comunicarte con él, transmitiéndole a través de la estimulación de sus sentidos el descubrimiento del mundo.  Sin duda, tu bebé  después del masaje duerme más tranquilo y come mejor. Los masajes alivian los gases que causan molestias a tu bebé. Se refuerzan vínculos y se comparte un tiempo fabuloso. Acariciar a tu bebé favorece su desarrollo.

Los masajes se pueden realizar en todo el cuerpo, desde la cabeza (cuidado con el espacio entre las fontanelas, que aún no se han cerrado) a los pies. Con suavidad, los masajes pueden ser circulares, en línea recta o en zigzag.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

CONTÁCTANOS

No estamos por aquí de momento, Pero puedes enviarnos un correo electrónico y responderemos tan pronto como sea posible.

Enviando

Todos los derechos reservados The Organic Heart Co. 2016 Aviso de Privacidad AVISO DE PUBLICIDAD: 163300202D0182 SALUD ES BELLEZA

Log in with your credentials

Forgot your details?